Jueves, 17 Noviembre 2022 08:44

Una nueva estrategia ‘exprime’ los datos climáticos de agencias oficiales

Escrito por UCC+i
El investigador Rafael Pimentel El investigador Rafael Pimentel

El proyecto Aquaclew, en el que participa el grupo de Dinámica Fluvial e Hidrología de la UCO, establece cuatro puntos a mejorar en los servicios climáticos con el objetivo de aumentar su uso por parte de gestores del sector hidrológico, academia y alumnado

Los servicios climáticos son herramientas en las que se pone a disposición de los usuarios una serie de información sobre clima para ayudar, a estos usuarios, en la toma de decisiones a la hora de gestionar, por ejemplo, un embalse. Diversas instituciones públicas, como la Unión Europea o el Ministerio de Transición Ecológica del Gobierno de España, han puesto en marcha servicios climáticos que mejoren la gestión de los recursos hidrológicos. Una muestra: los Sistemas Automáticos de Información Hidrológica (SAIH) que, en cada cuenca hidrográfica, ofrecen información climática que podrá ser usada por los gestores para administrar esos recursos hídricos o para la previsión y control de episodios de sequía o inundaciones.

Sin embargo, los servicios climáticos no se están usando tanto como podrían y, por tanto, no se está aprovechando todo el potencial que aportan en la administración de los recursos hídricos. Para conocer por qué estos servicios no tienen el éxito esperado y tratar de mejorarlos, adecuándolos a los usuarios nació el proyecto europeo Aquaclew, en el que ha trabajado el grupo de investigación de Dinámica Fluvial e Hidrología de la Universidad de Córdoba.

Tras realizar varios experimentos en siete casos de estudios europeos, se comprobó que muchos usuarios no usan estas herramientas porque las desconocen, porque no les dan la resolución que necesitan o porque creen que tienen mucha incertidumbre.

“Queríamos mejorar esos servicios climáticos, ya creados, para evitar la necesidad de tener que desarrollar nuevos servicios, haciendo ver a los usuarios que los actuales pueden ofrecer muchas ventajas en sus decisiones de gestión” explica Rafael Pimentel, investigador de la Unidad de Excelencia María de Maeztu – Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba (DAUCO). Y eso han hecho, han radiografiado los principales problemas de uso de estos sistemas y han creado una guía de buenas prácticas para que las administraciones sepan en qué línea deben trabajar para asegurar su éxito.

Los cuatro pilares que, según el último artículo de este equipo, se han de mejorar son la robustez de la herramienta, es decir, que cuenten con una mayor calidad de la información y mejor resolución de los datos; la involucración de los usuarios, ya para que el modelo responda más a sus necesidades se debe contar con ellos en el desarrollo y luego ofrecerles formación; la reforma, en el sentido de la adaptación de la estructura del servicio a nuevas metodologías y datos; y, por último, la evaluación, que recaería en los desarrolladores, a los que se les recomienda revisitar los servicios climáticos para así ver qué funciona y qué no y cómo adaptarlos para que cumplan su cometido.

Este modelo de 4R (Robustness, Recruitment , Reform and Reflection, en inglés) permitiría adecuar estas herramientas a los destinatarios, para que el trabajo realizado desde las administraciones y la academia fuese realmente transferible al sector de la gestión del agua, haciendo que estos usuarios incorporen y hagan suyas estas herramientas que benefician la gestión de un recurso tan determinante como el agua.

Para Pimentel “es muy importante que el usuario este contigo en el proceso de desarrollo, pero tampoco se puede crear un servicio adaptado a cada situación, por lo que es mejor que sean genéricos y flexibles y entrenar a quienes los vayan a usar, para que sea capaz de sacarle provecho, verle los beneficios e incorporarlo a su rutina de trabajo”.

En un futuro, además de adoptar este marco conceptual que mejoraría los servicios, el investigador resalta la necesidad de traducir este marco a indicadores numéricos, es decir, crear una guía de evaluación de los servicios basadas en una serie de ítems que permita el análisis de la herramienta y la creación de la actuación de mejora.
Este trabajo deja ver la importancia de apostar por diálogos multilaterales con los usuarios finales para, juntos, construir herramientas basadas en ese conocimiento compartido que se adapten a las necesidades del sector y, así, se aseguren el éxito.

Pimentel, Rafael & Photiadou, Christiana & Little, Lorna & Huber, Andreas & Lemoine, Anthony & Leidinger, David & Lira Loarca, Andrea & Lückenkötter, Johannes & Pasten-Zapata, Ernesto. (2022). Improving the usability of climate services for the water sector: The AQUACLEW experience. Climate Services. 28. 100329. 10.1016/j.cliser.2022.100329

Información adicional

  • Lectura Fácil:
Visto 1753 veces